Tatsumakisenpuukyaku

Estoy entrenando como un pinchi desquciadio me quemo los bellitos de mis brazos con la lumbre de la estufa y hago abdominales en el suelo tambien levanto maletas rellenas de libros y piedras y a falta de aparatos para el pecho hago lagartijas al final relleno las almohadas con papel higiénico y las cuelgo de los tragaluces para patearlas como el pinchi Ryu y el Ken del Street Figther, con la famosa patada de helicoptero o huracanada.... solo para cuando llegue el momento de tener un trabajo y me despidan por andar acosando a toda empleada buenota y por ser pendejo y chingón... solo para que en ese puto momento se haga la iluminación y le parta la madre a mi futuro jefe con una patada de estas o ya de perdida para madrearme a una gorda que quiera violarme pinchis vikingas cerdas que ondas putos??eh!!!... así que entreno y todo gritando como si tuviera un dolor concentrado en los intestinos a manera de Onomatopeyización:
Ta-tae-taeeeee-buuuuggggeeeetttttttt!!!!!


6 comentarios:

mayraborbon dijo...

yo jugaba cuando era niña en unas maquinitas, muy emocionante.

jiral dijo...

De mi ultimo trabajo me echaron por partirle la madre a uno, tema de viejas, claro esta. Y nada de andar entrenando que esas mamadas son para gai y metrosensual que es la misma inmundicia, así nomas sin miramientos ¡Sea hombre! en todo caso, si ves que la cosa no sale como uno quiere siempre existe la traición fierro en mano.

dulce leteo dijo...

concuerdo con Jiral.

Lolita dijo...

Eso sí es ser hombre, no puterías. Sexy...

GuinEver dijo...

wolverine vulgaris

Geisha dijo...

Todos en algun momento queremos golpear a nuestros jefes, yo también quiero golpear a uno que me se la pasó quitandome el tiempo con sus chingadas invitaciones a tomar café y luego ni me dio la chamba. ¡joder!